Si os quedasteis en estilo moderno minimalista, clásico, rústico y nórdico, supongo que os estáis volviendo locxs con las tendencias actuales como japandi, clásico-renovado, shabby chic, boho chic, mid century… vamos, ¡que a cualquiera le puede estallar la cabeza! Pero no os preocupéis, porque aquí os lo vamos a explicar de manera clara y sencilla y, como veremos a lo largo de los próximos post, muchos de ellos son mezclas de estilos con pequeños elementos clave que marcan la diferencia como el que vamos a tratar a continuación.

Hoy vamos a hablar de uno de los estilos que está más en auge, el Japandi. Es una mezcla del estilo nórdico y el japonés minimalista. Así que primero vamos a identificar estos dos estilos.

Estilo Nórdico o escandinavo

Nace a principios del siglo XX y tiene su origen en los países del norte de Europa como Finlandia,  Noruega, Suecia y Dinamarca.

Este estilo se caracteriza por su luminosidad. Utiliza elementos muy naturales y líneas muy sencillas. Crea un ambiente cómodo y confortable y no  sobrecarga el espacio.

Se basa en la filosofía hygge que abarca un concepto de estado de ánimo acogedor, íntimo, agradable convivencia, sentimientos de bienestar y satisfacción. Lo que viene siendo sentirse en la mismísima gloria. De hecho, se conoce al hygge como “el secreto de la felicidad danesa”

Las estancias son predominantemente blancas o tonos nude, aunque también se puede usar una paleta monocromática de grises. La calidez de la madera natural como el abedul o el haya está  presente en suelos y mobiliario funcional que suele ser de líneas puras, rectas y depuradas combinadas con suaves y  sinuosas curvas. Cobran mucha presencia todos los textiles. Combina diferentes texturas preferentemente naturales, como lino, lana y algodón. Es un estilo relajado y sobrio. El toque de color suele ponerse en paletas pastel y los estampados son geométricos o con motivos animales y naturales de trazos sencillos.

Estilo japonés: 

Busca crear espacios ordenados, cada cosa tiene un lugar. La sencillez es una prioridad. Busca ambientes diáfanos que nos transmitan buenas energías. Suelen usarse biombos para zonificar. Es un estilo minimalista y se basa en la filosofía Zen (meditación) y el Feng Shui que busca la integración del hombre con su entorno natural y distribuir los espacios para encontrar la perfecta armonía.

 Los materiales utilizados se inspiran en la naturaleza, por eso está muy presente la madera, el papel de arroz, el lino, las plantas, el bambú, el agua, la piedra o el cristal. Es un estilo de vida, forma un todo junto a las diversas facetas de la vida: la comida, la vivienda, los valores…

El mobiliario suele ser más bajo que el occidental, ya que pasan buena parte de la vida en el suelo. Se intenta evitar que las estancias contengan objetos, muebles o accesorios superfluos. Los objetos decorativos más comunes suelen ser velas, faroles, figuras budistas, fuentes de piedra y aromas esenciales. No puede faltar el toque floral de la ikebana y las flores de cerezo, bosais o bambú.

Los colores buscan el equilibrio con la oposición de contrarios. Acordaos del círculo cromático del que os hablé en el post nº4 de este blog:

Es decir, el objetivo es que nada destaque, que el estilo fluya a través de materiales y colores. El blanco y el negro serán fundamentales, ya que definirán las formas y geometrías aunque se acompañarán de alguna tonalidad más intensa para romper la monotonía.

La iluminación suele ser indirecta con lámparas de pie o apliques de diseños sencillos con las típicas pantallas de papel de arroz.

Absténganse de este estilo personas con problemas en las rodillas o espalda (como yo).

Estilo Japandi: Como decíamos, es una mezcla del estilo nórdico y el japonés minimalista. Mezcla maderas poco trabajadas, claras, naturales, con algunas piezas de mobiliario de madera más oscura como el nogal. Incluye algunos elementos en negro monocromático o gris antracita, latón en los metales o toques de cuero. En el estilo japandi prima la calidad antes que la cantidad. Como no podía ser de otra manera, los colores serán predominantemente tonos neutros y claros. Paredes y suelos blancos, y con leves toques de color, preferiblemente en tonos pastel fríos. De esta forma se mantiene la unidad de este estilo.

Se basa en el término estético wabi-sabi, que es una expresión japonesa que describe un tipo de visión estética basada en la belleza de la imperfección. Busca crear un ambiente relajado y funcional donde la belleza de lo imperfecto es la protagonista. Apuesta por el paso del tiempo como pilar de un hogar equilibrado y lleno de personalidad. Así podemos encontrar maderas agrietadas, toscas, piedras sin pulir, paredes con textura, imperfectas, textiles con arrugas etc..

Tiene una estética minimalista donde menos es más. Busca ambientes serenos y relajados con apenas decoración en las paredes. Huye de adornos innecesarios y crea espacios abiertos que permiten la libre circulación. Usa predominantemente materiales naturales como el bambú, ratán, papel de arroz, lino, y las maderas naturales etc..

En los dormitorios y el sofá se crean combinaciones de cojines que aportan calidez, fieles al estilo escandinavo donde podremos crear un mosaico de colores que sobreponga a la sencillez del resto de la decoración.

Las plantas son el pilar fundamental de la decoración estilo japandi, pero sin excesos, también la cerámica artesanal y los jarrones de cristal. 

Ahora que tenemos dominados estos estilos, ¿te apuntas para seguir descubriendo conmigo más?

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto añadido a la lista de deseos