Las alfombras son parte integral de la decoración de tu hogar, una auténtica declaración de estilo.  Descubre en este post cómo elegir tus alfombras para realzar la decoración de tu hogar y hacerlo aún más confortable.

¿Para qué sirve una alfombra?

Las alfombras cumplen muchas funciones aparte la ornamental. Hay varias razones por las que es una gran idea incluirlas en tu hogar. ¿Alguna vez te has parado a pensar en los beneficios de las alfombras? Vamos a ver cuáles son sus puntos fuertes.

    • Delimitar ambientes: 

Quizá el papel principal de las alfombras en la decoración de tu hogar es este: ayudar a zonificar espacios, a delimitar visualmente los ambientes.

    • Conectan espacios.

El uso de alfombras de colores y estilos similares al resto de la decoración que tengamos en una estancia nos ayuda enormemente a conectar espacios. Para ello es importante que exista una sensación de simetría. 

Es fundamental elegir bien el tamaño y la forma de las alfombras para crear el flujo visual correcto y proyectar armonía.

    • Añaden calidez.

Las alfombras amortiguan los sonidos, y son una excelente solución para espacios pequeños, como los apartamentos, que de otro modo serían más ruidosos. 

Además de contribuir a aislar ruidos, también retienen el calor, por lo que son  súper recomendables en las casas que se encuentran en zonas con climas fríos. Cuanto más gruesas, más calor retienen. ¡Te ayudan a ahorrar dinero en calefacción!

    • Reducen accidentes.

La seguridad de tu familia es importante, en especial la de los niños. ¡Harás que sus aterrizajes sean un poquito más suaves!

Tipos de alfombras

¡Ufff!! Hay muchísimos... En materiales de origen natural encontramos los siguientes:

    • Lana: Son las más tradicionales, aportan mucha calidez debido a su gran densidad. Pueden ser tanto de pelo corto como largo. Aunque son resistentes también son delicadas, pues se pueden apolillar o apelmazar.

    • Algodón: Tienen menos resistencia que la lana pero son muy fáciles de limpiar. Por eso te las recomiendo para las habitaciones de los niños. No se apolillan y es muy difícil que se apelmacen.

    • Sisal y Yute: Son materiales resistentes y duraderos, pero enemigos del agua. Debido a su aspecto rústico, son ideales para decoraciones que necesiten un toque campestre.

   

 • Bambú:  Suelen estar formadas por láminas de unos milímetros sujetas por un trenzado de hilo. Muy adecuadas para el exterior ya que se pueden limpiar con fregona.

   

Y si no son naturales…

También existen alfombras de fibras sintéticas, como por ejemplo de nylon. Son recomendables para lugares con mucho tránsito, ya que son muy resistentes al calor y a la suciedad. 

La gran ventaja es que son mucho más baratas que las naturales y logran imitar su apariencia casi a la perfección. Por ejemplo las alfombras de poliéster guardan gran parecido con las de algodón, y las de acrílico con las de lana.

Otros materiales sintéticos destacados son el vinilo, en el que se fabrican alfombras finas pero sólidas y de aspecto moderno y las de hilo de polipropileno, con las que se consigue un aspecto más convencional. Son ideales porque no necesitan mantenimiento y son muy duraderas. 

El polipropileno es el material ideal para el exterior: resistente y muy fácil de limpiar, porque además no retiene mucho polvo. Elige una alfombra de este material para zonas que se ensucian mucho, especialmente si hay una persona alérgica en casa o mascotas con mucho pelo.

También están las alfombras de chenilla. Quizá hayas oído hablar de ellas alguna vez y has pensado que es un material, ¿verdad?  Pues tengo que decirte que no es así.

La chenilla es una textura que se consigue mezclando diferentes materiales y por lo tanto su composición es mixta. Pueden perfectamente ser mitad algodón y mitad acrílico, exactamente igual que un jersey. Se caracterizan por su tacto aterciopelado y suave.

TE PUEDE INTERESAR: Felpudos originales: ¿quieres ser la envidia de tu escalera?

¿Cómo cuidar tus alfombras?

El mejor amigo de las alfombras es, sin duda, el aspirador. Hay que pasárselo frecuentemente, para evitar que se acumule en ellas el polvo y suciedad. Sobre todo si en casa hay alguna persona alérgica.

Y su mayor enemigo es el sol. Por ello conviene protegerlas de él para evitar que pierdan color.

Procura no poner muebles mucho tiempo sobre ellas para evitar que cojan formas indeseadas y se marquen.

¿Ha sucedido un desastre? En caso de derrame accidental, un truco de abuela que suele funcionar muy bien es echarle una capa de sal y envolverla unas horas. Después desenrollas, aspiras y ¡listo!

Por último, es muy recomendable realizar una limpieza en profundidad cada año para eliminar bien toda la suciedad.

¿Cómo elegir una alfombra?

Lo más frecuente es elegir alfombras rectangulares, o redondas, pero no siempre tiene por qué ser así. Hoy en día puedes conseguir alfombras a medida y con la forma que necesites. 

Lo que es importante es tener en cuenta las dimensiones del espacio en el que se va a ubicar. Se que parece una obviedad, pero más adelante entenderás porque te lo digo.

Por ejemplo, el tamaño debe ser proporcional al de la habitación. En cuanto a la forma, si vas a ponerla debajo de un mueble, lo ideal es que tenga la misma forma del mueble, y unas dimensiones adecuadas.

Otro factor importante a tener en cuenta en la elección de tu alfombra es la altura del pelo

Las de pelo largo proporcionan una mayor calidez, suavidad y confort, sobre todo si te encanta ir sin calzado en casa. Peerooo... son más difíciles de limpiar y menos recomendables cuando hay personas alérgicas o mascotas en casa.

Las de pelo corto se limpian más fácilmente y además son más resistentes pues sufren menos el apelmazamiento. ¿Tienes un robot aspirador? Tenlo en cuenta: el pelo demasiado grueso puede ser un impedimento para ese aparato que tanto te facilita la vida… 

Una alfombra para cada espacio

¿Dónde vas a poner tu alfombra? Estos son algunos aspectos a tener en cuenta: 

    • Si estás pensando en una alfombra para las escaleras es muy importante que se doble fácilmente en los bordes de cada escalón. Te recomiendo una de pelo corto y con una buena densidad. Una buena opción aquí es la lana.

    • Para los dormitorios es buena idea que sean largas y estrechas, para colocarlas a lo largo de la cama y libres de las mesitas, o bien una muy grande que cubra todo el ancho de la cama y unos 60 centímetros más por cada lado para delimitar la zona de paso. Esta segunda opción es típica en los hoteles..

¿Tienes un mueble a los pies de la cama? Entonces te irá genial ponerlo sobre una alfombra con el mismo ancho de la cama.

Si tienes una butaca de lectura o un puff, te puede quedar genial una alfombra redonda.

Jugando con las formas del dormitorio puedes adaptar las medidas y formas de las alfombras para aportar equilibrio visual. En cuanto a los materiales, recomiendo las alfombras naturales de lana o algodón para un mayor confort.

Éstas últimas son muy adecuadas para las habitaciones de los peques o vestidores porque aguantan mucho trote y son fáciles de limpiar.

    • ¿Cuál es la mejor alfombra para el salón? Aquí es fundamental prestar mucha atención a la disposición de los distintos elementos. Si los sofás o butacas están colocados contra una pared te recomiendo que las patas delanteras descansen sobre la alfombra.

Si, por el contrario, están situados en una zona central, lo ideal es elegir una alfombra más grande y colocar encima todos los elementos. En esta zona puedes optar por una alfombra natural de pelo largo para una mayor calidez.

Otro truquillo es, en la zona del comedor, elegir una alfombra lo suficientemente grande como para cubrir toda la zona de mesa y sillas. Hay que dejar al menos 50 centímetros por cada lado para que puedas retirar las sillas sin salirte de la alfombra. Aquí te recomiendo un material sintético fácil de limpiar y más sufrido.

    • En los baños y cocinas siempre recomiendo alfombras sintéticas puesto que aguantan muy bien la humedad y se limpian fácilmente. Eso sí, es muy  importante que cuenten con base antideslizante para evitar accidentes

Cómo elegir el color y la medida ideal de tu alfombra

En el mercado existe gran variedad de colores y medidas de alfombras. Vamos a desvelar las claves para acertar con la compra sí o sí.

Lo primero es hacerte con un metro y cinta de carrocero para medir  y marcar en el suelo dónde quieres colocar las alfombras.

Una vez tengas claras las ubicaciones y medidas, lo siguiente es pensar en el color.

No es lo mismo cuando vas a crear un espacio desde cero que cuando vas a comprar una alfombra para incluirla en una estancia ya decorada. 

En el primer caso, necesitas crear una paleta de colores base, teniendo en cuenta el uso que vamos a darle a la estancia. Puedes buscar colores que armonicen, si queremos un ambiente relajado, o colores que contrasten para un efecto más dinámico.

Si tu alfombra va destinada a un espacio ya decorado, necesitas tener en cuenta los colores de los muebles, las paredes, las cortinas y el suelo. 

Por ejemplo, en un pasillo largo, no es buena idea poner una sola alfombra, ya que además de potenciar el efecto angosto, puedes correr el riesgo de que parezca la alfombra de una iglesia. Lo ideal es combinar varias alfombras y dejar algo de separación entre ellas, o bien elegir dos alfombras redondas para romper esa forma alargada

Te recomiendo colores oscuros como el marrón, carbón o gris pizarra en zonas de mucho tránsito para que el desgaste y suciedad se noten menos. Los colores oscuros harán que las habitaciones parezcan más pequeñas y acogedoras. 

Por el contrario, los colores claros como beiges, tostados y grises perla son geniales para habitaciones sin mucha luz natural. Harán que la estancia parezca más grande y luminosa, aunque son más difíciles de limpiar. 

¿Te gusta seguir las tendencias? Las alfombras de efecto mármol, súper actuales, incluyen varios tonos por definición, imitando las vetas de este material. Elige bien el tono para combinarlo con los colores del resto de elementos, y dale un toque moderno a tu decoración.

Otra opción son las alfombras multicolores. Son perfectas para disimular la suciedad  y muy recomendables para las zonas de niños y mascotas. Combinando diferentes tonos de marrones... ¡el pelo y la suciedad pasarán desapercibidos como por arte de magia!

¿Qué te ha parecido esta guía para elegir las mejores alfombras? Si quieres comentarme cualquier duda, te espero en nuestro Showroom de Milladoiro. Puedo aconsejarte sobre alfombras o cualquier otro aspecto de la decoración de tu hogar. ¡Ven a verme!

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto añadido a la lista de deseos