Es difícil no enamorarse de la decoración estilo Hamptons. Es refrescante y acogedor, elegante pero no ostentoso, chic y muy playero. Descubre cómo lograr que tu casa respire un look ‘Hamptons style’.

¿De dónde viene eso del estilo Hamptons?

The Hamptons es una zona ubicada en el este de Long Island en el estado de Nueva York en Estados Unidos.

Si has visto la película ‘Cuando menos te lo esperas’ (2003), seguro que has soñado con una casa como la del personaje de Diane Keaton en los exclusivos Hamptons de Long Island.

Es famoso por ser un sitio de vacaciones para los estadounidenses más ricos. Un lugar campestre para los millonarios, donde las familias más acomodadas de la ciudad de Nueva York pueden pasar el verano y los fines de semana al lado de la playa. Existen zonas para jugar al polo y donde se celebran carreras de caballos, así como clubes de golf.

El estilo decorativo propio de los Hamptons ha tenido (y sigue teniendo) un tremendo impacto en el aspecto de las casas de todo el mundo. Y es que, aunque tener una casa de veraneo en la costa este del estado de Nueva York no está al alcance de todos los bolsillos, sí puedes lograr que tu apartamento de playa respire ese look.

Este estilo es la decoración de verano por excelencia, de hecho también se conoce como ‘estilo coastal’, (costero). Es acogedor, elegante y atemporal.  Con el calor que hace estos días, me apetece un montón hablar de este estilo tan refrescante: ¡sumérgete conmigo!

Es difícil no enamorarse de la decoración estilo Hamptons. Es refrescante y acogedor, elegante pero no ostentoso, chic y muy playero. Descubre cómo lograr que tu casa respire un look ‘Hamptons style’.

¿De dónde viene eso del estilo Hamptons?

The Hamptons es una zona ubicada en el este de Long Island en el estado de Nueva York en Estados Unidos.

Si has visto la película ‘Cuando menos te lo esperas’ (2003), seguro que has soñado con una casa como la del personaje de Diane Keaton en los exclusivos Hamptons de Long Island.

Es famoso por ser un sitio de vacaciones para los estadounidenses más ricos. Un lugar campestre para los millonarios, donde las familias más acomodadas de la ciudad de Nueva York pueden pasar el verano y los fines de semana al lado de la playa. Existen zonas para jugar al polo y donde se celebran carreras de caballos, así como clubes de golf.

El estilo decorativo propio de los Hamptons ha tenido (y sigue teniendo) un tremendo impacto en el aspecto de las casas de todo el mundo. Y es que, aunque tener una casa de veraneo en la costa este del estado de Nueva York no está al alcance de todos los bolsillos, sí puedes lograr que tu apartamento de playa respire ese look.

Este estilo es la decoración de verano por excelencia, de hecho también se conoce como ‘estilo coastal’, (costero). Es acogedor, elegante y atemporal.  Con el calor que hace estos días, me apetece un montón hablar de este estilo tan refrescante: ¡sumérgete conmigo!

Es difícil no enamorarse de la decoración estilo Hamptons. Es refrescante y acogedor, elegante pero no ostentoso, chic y muy playero. Descubre cómo lograr que tu casa respire un look ‘Hamptons style’.

¿De dónde viene eso del estilo Hamptons?

The Hamptons es una zona ubicada en el este de Long Island en el estado de Nueva York en Estados Unidos.

Si has visto la película ‘Cuando menos te lo esperas’ (2003), seguro que has soñado con una casa como la del personaje de Diane Keaton en los exclusivos Hamptons de Long Island.

Es famoso por ser un sitio de vacaciones para los estadounidenses más ricos. Un lugar campestre para los millonarios, donde las familias más acomodadas de la ciudad de Nueva York pueden pasar el verano y los fines de semana al lado de la playa. Existen zonas para jugar al polo y donde se celebran carreras de caballos, así como clubes de golf.

El estilo decorativo propio de los Hamptons ha tenido (y sigue teniendo) un tremendo impacto en el aspecto de las casas de todo el mundo. Y es que, aunque tener una casa de veraneo en la costa este del estado de Nueva York no está al alcance de todos los bolsillos, sí puedes lograr que tu apartamento de playa respire ese look.

Este estilo es la decoración de verano por excelencia, de hecho también se conoce como ‘estilo coastal’, (costero). Es acogedor, elegante y atemporal.  Con el calor que hace estos días, me apetece un montón hablar de este estilo tan refrescante: ¡sumérgete conmigo!

¿Has sentido el frescor atlántico mientras leías el post? ¿Te apetece recrear la decoración estilo Hamptons en tu hogar? ¡Cuenta conmigo! Estoy segura de que el resultado será aún mejor de lo que imaginas. ¿Hablamos?

La casa de tus sueños (y de los míos)

Las típicas casas de los Hamptons suelen ser construcciones 100% de madera, con paredes, suelos y techos revestidos de listones pintados en blanco, creando atmósferas luminosas y muy acogedoras. 

Suelen tener varios niveles, conectados por majestuosas escaleras en blanco con peldaños de madera.

La madera es la gran protagonista de este estilo decorativo. Ya sea al natural, reflotada, en acabado envejecido, decapada o pintada en blanco está por todas partes.

La luz nunca falta en una casa de estilo los Hamptons, ya que casi todas tienen grandes ventanales (de madera, claro) que abren la casa al jardín y las vistas al mar.

Es habitual que las ventanas cuenten con cuarterones decorativos en blanco, lo que confiere un look elegante y tradicional muy en sintonía con este estilo. ¿Y las cortinas? No es de extrañar que en más de una ocasión se prescinda de ellas para que entre aún más luz, o simplemente para disfrutar de las vistas de postal.

¡Vaya jardín!

Por supuesto, siempre hay un frondoso y cuidado jardín.  Los Hamptons no se entenderían sin sus majestuosos exteriores. Jardines impecablemente tapizados de verde, árboles centenarios, porches decorados al detalle… Y un clásico incombustible de este estilo, la silla Adirondack, de la que te hablé en este post sobre sillas de diseño.

Para disfrutar a tope el jardín, nada como contar con un porche decorado con piezas de fibras naturales o de madera envejecida o pintada en blanco. Todo tiene una apariencia muy natural.

En blanco…

Es el color del estilo los Hamptons. Lo verás en las paredes y el techo, el suelo y las escaleras, los muebles y los textiles .El blanco, y los tonos neutros inundan todo el ambiente, creando la atmósfera fresca y relajante que necesitas después de pasar el día en la playa.

Pero ojo, blanco no es sinónimo de frío, ¡todo lo contrario! El estilo de los Hamptons es fresco, pero acogedor y hogareño a la vez. La suma de todos los elementos decorativos contribuyen a que así sea. 

…Y azul

¡Claro! ¿Se te ocurre una combinación que evoque más la playa y el verano que el blanco y el azul? La combinación de estos colores crea una atmósfera relajante.

En textiles o complementos suele presentarse en su tonalidad más intensa, un refrescante azul marino, mientras que en grandes superficies, como paredes, se imponen casi siempre variantes más candy, como el  suave celeste.

Todo lujo de detalles

Los detalles de inspiración marinera siempre forman parte de una decoración de verano, y quedarán genial en una casa de playa, esté donde esté. 

Conchas y estrellas de mar, corales, lámparas pesqueras, remos y faros son protagonistas como motivo o en objetos decorativos.

Hablando de faros: uno de los más emblemáticos de la zona es el Faro Montauk en East Hampton… ¡Todo un icono! Estoy segura de que lo has visto representado más de una vez.

Los barcos o veleros de madera (si es reflotada muuuuucho mejor) y con velas de tela son un must en una decoración a lo Hamptons.

La casa de tus sueños (y de los míos)

Las típicas casas de los Hamptons suelen ser construcciones 100% de madera, con paredes, suelos y techos revestidos de listones pintados en blanco, creando atmósferas luminosas y muy acogedoras. 

Suelen tener varios niveles, conectados por majestuosas escaleras en blanco con peldaños de madera.

La madera es la gran protagonista de este estilo decorativo. Ya sea al natural, reflotada, en acabado envejecido, decapada o pintada en blanco está por todas partes.

La luz nunca falta en una casa de estilo los Hamptons, ya que casi todas tienen grandes ventanales (de madera, claro) que abren la casa al jardín y las vistas al mar.

Es habitual que las ventanas cuenten con cuarterones decorativos en blanco, lo que confiere un look elegante y tradicional muy en sintonía con este estilo. ¿Y las cortinas? No es de extrañar que en más de una ocasión se prescinda de ellas para que entre aún más luz, o simplemente para disfrutar de las vistas de postal.

¡Vaya jardín!

Por supuesto, siempre hay un frondoso y cuidado jardín.  Los Hamptons no se entenderían sin sus majestuosos exteriores. Jardines impecablemente tapizados de verde, árboles centenarios, porches decorados al detalle… Y un clásico incombustible de este estilo, la silla Adirondack, de la que te hablé en este post sobre sillas de diseño.

Para disfrutar a tope el jardín, nada como contar con un porche decorado con piezas de fibras naturales o de madera envejecida o pintada en blanco. Todo tiene una apariencia muy natural.

En blanco…

Es el color del estilo los Hamptons. Lo verás en las paredes y el techo, el suelo y las escaleras, los muebles y los textiles .El blanco, y los tonos neutros inundan todo el ambiente, creando la atmósfera fresca y relajante que necesitas después de pasar el día en la playa.

Pero ojo, blanco no es sinónimo de frío, ¡todo lo contrario! El estilo de los Hamptons es fresco, pero acogedor y hogareño a la vez. La suma de todos los elementos decorativos contribuyen a que así sea. 

…Y azul

¡Claro! ¿Se te ocurre una combinación que evoque más la playa y el verano que el blanco y el azul? La combinación de estos colores crea una atmósfera relajante.

En textiles o complementos suele presentarse en su tonalidad más intensa, un refrescante azul marino, mientras que en grandes superficies, como paredes, se imponen casi siempre variantes más candy, como el  suave celeste.

Todo lujo de detalles

Los detalles de inspiración marinera siempre forman parte de una decoración de verano, y quedarán genial en una casa de playa, esté donde esté. 

Conchas y estrellas de mar, corales, lámparas pesqueras, remos y faros son protagonistas como motivo o en objetos decorativos.

Hablando de faros: uno de los más emblemáticos de la zona es el Faro Montauk en East Hampton… ¡Todo un icono! Estoy segura de que lo has visto representado más de una vez.

Los barcos o veleros de madera (si es reflotada muuuuucho mejor) y con velas de tela son un must en una decoración a lo Hamptons.

¿Has sentido el frescor atlántico mientras leías el post? ¿Te apetece recrear la decoración estilo Hamptons en tu hogar? ¡Cuenta conmigo! Estoy segura de que el resultado será aún mejor de lo que imaginas. ¿Hablamos?

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto añadido a la lista de deseos