¿Estás pensando en comprarte un buen sofá? 

Pues voy a ayudarte a tomar la mejor decisión. Cuando acabes de leer este post, serás capaz de encontrar el sofá perfecto, que cumpla y supere todas tus expectativas, un sofá que se convertirá en lo mejor del día. ¡Vamos a ello!

El sofá es una de esas cosas que se compran pocas veces en la vida. Por eso hay que prestarle especial atención, valorar muy bien todos los criterios a tener en cuenta y estirarse un poco con el presupuesto si hace falta. Veamos cuáles son esos criterios. 

Primer consejo: valora una opción que ofrezca garantía de compra. ¿Sabías que hay fabricantes que nos ofrecen hasta 10 años? ¡Maravilloso! Ahora que lo sabes, no te conformes con menos. 

Tipos de sofás: ¿los has probado todos?

Para elegir el sofá adecuado es fundamental tener en cuenta el tamaño y la forma. ¡No vaya a ser que no entre por la puerta! Necesitarás medir bien los espacios y destinar un lugar que se adecúe al resto del mobiliario que lo acompañará en la estancia. 

¿Por qué adaptarte al sofá si puedes conseguir un sofá que se adapte a ti? Hoy en día hay en el mercado soluciones de sofás modulares. Son las que yo recomiendo,  ya que se puede personalizar tanto la forma como la medida y te resultará muy fácil encontrar el que mejor encaje con el espacio disponible..

Para saber qué sofá te viene mejor, piensa en el uso que vas a darle. Si vives solo, quizá no necesitas un sofá de 2,50 metros…

¿Qué estructura de sofá es la mejor para mí?

Los sofás individuales son ideales para crear un espacio personal en tu salón o habitación. ¿Te gusta leer? Coloca un sofá sencillo y elegante en cualquier rincón de tu habitación y ya tienes dónde acurrucarte con tu libro favorito. ¡Lo disfrutarás durante horas y horas! 

Un sofá individual puede ser también un regalazo para una mamá en el periodo de lactancia. En las habitaciones de los niños se vuelven utilísimos para sus tardes de videojuegos o como cama extra en las fiestas de pijamas.

Los sofás de 4 y 5 plazas son súper recomendables para familias numerosas en las que el tamaño del salón no representa un problema. Son perfectos para grandes espacios incluso en oficinas o negocios. ¡Un cliente cómodo, un cliente satisfecho! 

En casas donde las estancias son más pequeñas, lo ideal para optimizar el espacio es el sofá rinconera: te proporciona descanso y bienestar ocupando lo mínimo.

 

Si te encanta lo práctico, combina tu sofá con uno o más pufs a juego, son súper versátiles. Tendrás plazas extras cuando lo necesites, e incluso puedes utilizarlos como mesita auxiliar. 

Otras opciones interesantes son los sofás con chaise longue: ¡las mejores siestas! Hazte con uno si eres de esas personas que necesitan echarse un ratito después de comer.

Si te gusta recibir en casa, mira sofás cama. Con un solo clic podrás cambiar completamente la estructura y obtener un lugar donde poder acomodar a los invitados de última hora.

¿Has probado los asientos deslizantes? ¡Te lo recomiendo! Te aportarán un plus de comodidad cuando tú quieras. ¡A la carta!

5 Consejos para que tu sofá te haga (aún más) feliz

¿Ya vas teniendo más claro qué tipo de sofá prefieres? Pues aquí van algunos consejitos extra:

  1. Hay que prestar siempre atención a la altura de los respaldos. Para techos elevados te recomiendo un respaldo más alto y para los techos bajos justo lo contrario. Este pequeño detalle marca una diferencia estética importante.
  2. ¡Cuidado con NO tapar las ventanas o los radiadores! Es algo que necesitas evitar sí o sí. Conviene medir bien para asegurarse de que el espacio disponible está efectivamente disponible.
  3. Elige siempre sofás desenfundables para ahorrarte quebraderos de cabeza en el mantenimiento. Adiós a los esfuerzos y sufrimientos frotando la tapicería. Quitas las fundas y ¡a lavar! ¿A que te encanta la idea de que tu sofá esté siempre limpio y huela a suavizante?
  4. Comprar un sofá es algo que no deberías hacer por internet, al menos yo no lo aconsejo. Me parece súper importante que te sientes bien, varias veces, que lo pruebes en todas las posturas, como si estuvieses en tu casa. ¡Nada de sentarse tímidamente en el borde! ¿Así cómo vas a saber si te resulta cómodo?  
  5. También necesitas pensar en el uso que le quieres dar, para elegir tanto los materiales y colores de las telas como las espumas. Por ejemplo, te recomiendo una mayor dureza y grosor si pretendes comprar un sofá-cama. ¡Tu espalda te lo agradecerá!

La tela tiene tela… 

Si te gusta lo clásico y tu presupuesto te lo permite,  el mejor material para tu sofá puede ser la piel natural. Si le proporcionas los cuidados necesarios, te durará muchísimos años. Es un material duro, resistente y fácil de limpiar. ¡Ojo! Hay que tener mucho cuidado con la luz directa del sol: es su mayor enemigo. 

Si te gusta ese estilo pero si tu presupuesto es un poco menor, puedes escoger un sofá de polipiel, capaz de aportar las mismas ventajas funcionales.

¿Prefieres un material más suave y transpirable? una buena opción es el lino. Resulta muy elegante y es resistente al moho y al desgaste. Si te decides por este material, te recomiendo usar colores oscuros, ya que es mucho más difícil de limpiar.

En tapicerías de telas naturales, el algodón es el material más utilizado. Tiene como ventajas que envejece un poco mejor que el lino y es más fácil de limpiar. Las tapicerías de tela de algodón lo convierten en un sofá muy bonito y elegante que se adapta tanto a estilos clásicos como modernos. ¡Es el comodín perfecto!

Otra cosa que muchas personas pasan por alto es la información sobre los ciclos Martindale, ¡con lo importante que es! Antes de comprar tu sofá, consulta el número de ciclos de la tapicería.

Los ciclos Martindale miden la resistencia de los tejidos a la abrasión, al roce y al desgaste. El número de ciclos especifica la cantidad de veces que el tejido puede rozarse con otra superficie sin que el desgaste empiece a ser visible.

En cada tejido se especifica la cantidad de ciclos que tiene. Es la forma de determinar su calidad y durabilidad. Saber si la tapicería de un sofá será resistente o no es tan fácil como consultar este dato. 

No te conformes con menos de 30.000 ciclos. Los tejidos de los sofás que puedes encontrar en Fox Home superan los 60.000 ciclos: nos gusta garantizar la calidad y la durabilidad de nuestros muebles :-)

¿Sofá + tecnología? ¡Claro que sí!

Los materiales de las tapicerías han evolucionado mucho en los últimos tiempos, y la tecnología nos trae nuevas e interesantes soluciones. Por ejemplo, las tapicerías de microfibra te ofrecen un plus de resistencia. 

Para mí, el sistema Aquaclean es el top de la innovación en tapicerías, ¿lo conoces? Los sofás de material Aquaclean son súper fáciles de limpiar. Sólo necesitas agua, ¡en serio! No hay mancha que se resista, aunque pasen meses, serás capaz de eliminarla de una manera sencilla y sin apenas esfuerzo.  

Además, esta tecnología consigue repeler el pelo, ahorrándote mucho tiempo y trabajo en limpieza. Si tienes niños o mascotas es, desde luego, la opción más recomendable para ti. ¡La de trabajo que te vas a ahorrar!

 

¿Algún alérgico en la sala? La tecnología Safe Front (también de Aqua clean) mantiene la tela libre de ácaros y hongos hasta un 91%, además de impedir la propagación de virus y bacterias. Así tu sofá no solo parecerá limpio, ¡lo estará de verdad! 

Elige un sofá con tecnología Safe Front en la tapicería si vas a ponerlo en una oficina o sala de espera. En estos días hay que pensar mucho en evitar que los virus se propaguen…

Nos encantan estos ejemplos de avances técnicos aplicados a la industria textil porque están dando excelentes resultados y están entre los mejor valorados por los clientes.

Como ves hay opciones de materiales y estilos para todos los bolsillos y necesidades. 

Cómo elegir el color del sofá

Escoger el color es lo que más hace dudar a la mayoría de personas. Claro, como decía,  un sofá no se compra todos los días, ¡ni mucho menos! 

¿Te da miedo pensar que te acabarás aburriendo de él? Pues para que esto no pase, te daré otro consejo. Lo mejor es elegir un sofá de colores neutros, como por ejemplo el color beige, y dar los toques de color deseados usando cojines. Los tonos neutros no cansan, y podrás cambiar los cojines cuando te apetezca. ¿Se te ocurre una forma más fácil y más barata de estar siempre a la última? Si te fijas en el color del año puedes seguir las tendencias con el mínimo esfuerzo y conseguir una imagen actual y renovada temporada tras temporada. 

¿Qué te parecen estos consejos? Espero haberte ayudado a descubrir qué es lo que más se ajusta a tus necesidades. Aunque si he conseguido que dés a esta decisión la importancia que se merece, ya me doy por satisfecha.  

No dudes en visitarme o contactarme ante cualquier duda que te surja. Estaré encantada de ayudarte a elegir tu sofá.  ¡Nos vemos en el próximo post! 

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Producto añadido a la lista de deseos